viernes, 4 de enero de 2013

Novena Sinfonía de Beethoven




VIDEO





BEETHOVEN Y EL HIMNO A LA HUMANIDAD
(LA NOVENA SINFONIA)

A través del insigne escritor Mario Roso de Luna podemos llegar a comprender un poco mejor la obra que apóstoles de la humanidad, como el Maestro Beethoven, nos entregaron en su momento.
A continuación transcribimos los párrafos en los que Roso de Luna va sacando a la luz el profundo mensaje espiritual que el genial músico nos legó en su obra cumbre: la Novena Sinfonía.

La incomparable Novena Sinfonía, cuyo juicio resumió Wagner con estas solas palabras: "Somos tan ingenuos que continuamos escribiendo Sinfonías, sin darnos cuenta de que la última hace tiempo que fue escrita". Sin el precedente, en efecto, de ella, de la Misa en Re y de los últimos cuartetos, las más colosales obras de Wagner, tales como el Parsifal y la Tetralogía, acaso no habrían llegado a ser lo que por ellos fueron. De la composición de aquella, al decir de los biógrafos, salió Beethoven corno transfigurado y rejuvenecido: ¡había bebido en la copa de los dioses el sagrado licor del Soma, que da la inmortalidad y derecho a un puesto en el "Banquete" de los héroes de la Walhalla!...

Es de interés detenernos un momento acerca de la génesis literario-musical de la última Sinfonía beethoveniana.

El músico supo enlazar con el poeta (Schiller), su destino y del consorcio de dos artes tan supremas ha surgido El Himno de la Humanidad, que es como siempre debería llamarse la letra y la música de la Novena Sinfonía. Pero hay mucho que anotar respecto de ella que aún no se ha dicho, preocupados los escritores y el público sólo por la sublimidad de la partitura.

En 1784, añade Lickefett, entabló Schiller estrecha amistad con cuatro admiradores suyos: Koerner, padre del que luego fue célebre bardo de la guerra de la independencia; Huber y sus dos compañeras las hermanas Stock, residentes en Leipzig, y aceptando su hospitalidad generosa, abandonó el poeta para siempre a Manhein, pueblo donde le amargaron la vida multitud de contrariedades y apremios pecuniarios, como luego a Wagner. A los pocos días se hallaba ya Schiller ya en el mejor de los mundos, al lado de sus nuevos amigos, en medio de la más santa y franca de las intimidades que pueden hacer que el hombre bendiga a la Humanidad de qué forma ínfima parte, en lugar de maldecirla.
La generosidad y amor de aquellos hombres, en efecto, alejaron del poeta los bajos cuidados todos de la existencia, dejándole vivir en el puro cielo de su excelso espíritu durante aquellos los más tranquilos años de su vida, cual no los había experimentado el infeliz ni aún en su propia infancia.
Este calor fraternal, esta amistad santa, esta disposición de ánimo hacia cuánto hay de verdaderamente humano y no animal en el hombre, inspiraron, pues, al noble Schiller las estrofas inmortales de su himno "A la alegría" (An die Freude), himno cuyo verdadero título es "A la Voluptuosidad" en el más purísimo, transcendente y originario sentido de la palabra, no en el degradado que tiempos posteriores la diesen.

No es indiferente este serio asunto: Voluptuosidad en lengua latina es más que alegría ordinaria, pues que es alegría trascendente y pura, voluptuosidad en lengua romance es algo bajo, casi obsceno... La primera es alimento de los dioses y de los grandes místicos, pues que equivale a éxtasis, amor trascendente, deliquio divino; la segunda es indigna hasta de los hombres... pues conviene no olvidar nunca, tratándose de asuntos elevados, que en todas cuantas palabras de las lenguas neolatinas se hace referencia a los incomprendidos conceptos filosóficos de la antigüedad sabia, ha sido vuelto sencillamente del revés su primitivo significado, para hacer verdadero aquel profundo aserto hermético de Blavatsky de que"los dioses de nuestros padres son nuestros demonios". Es decir que respecto a tales palabras, si bien se ha conservado el cuerpo, o sea la forma, háse perdido del modo más lastimoso el espíritu. Por eso todas las palabras neolatinas de dicha índole filosófica, como hijas que son de una lengua sabia perdida, cuyo espíritu se perdió también, son meros cadáveres y como tales cadáveres han de ser consideradas y reconstituidas en su significado original por el verdadero filósofo. Tal sucede con la palabra «voluptuosidad», «voluptuoso», y sus afines.

Con aquella primitiva significación trascendente tomada, la sublime oda de Schiller «An die Freude», "A la Voluptuosidad de dioses" el supuesto canto anodino de "A la alegría", adquiere desconocido vigor y un relieve excelso, cual sucede siempre cuando a los buenos aceros damasquinos se los limpia de la herrumbre de los siglos, porque aquella composición del mejor de los líricos alemanes parece un himno arrancado a los Vedas o a los Eddas sagrados, no siendo ya de extrañar, por tanto, el que Beethoven la tomase por tema de inspiración musical para la más ciclópea de sus obras, donde por vez primera en la historia del arte se hace elemento sinfónico a la voz humana, como prólogo verdad del moderno drama lírico wagneriano.
Séanos, pues, permitido el glosar la divina oda, oda del éxtasis más legítimo, el éxtasis único del Amor a la Humanidad, así, con mayúsculas.

-"Oh voluptuosidad, la más bella refulgencia divina, hija del Elíseo. Ebrios de emoción osamos penetrar en tu santuario cantando:- Tu mágico efluvio anuda los santos lazos que el trato social, despiadado y cruel, osara romper un día... ¡Todos los hombres son hermanos; todos son UNO bajo tu égida protectora!".

Y el coro contesta:

-¡Miríadas de miríadas de seres que pobláis el mundo y pobláis sin duda los Cielos sin límites: facetas innumeras de un solo, único e inconmensurable Logos, yo os estrecho contra mi corazón!... ¡Un inmenso abrazo para él. Universo entero!... ¡Hermanos, hermanos míos, alegraos, todo se une y todo conspira al Santo Misterio, y aquí en nuestro ser y allá y doquiera tras la bóveda estrellada un Padre-Madre amante nos cobija a todos!... ¡Qué todo cuanto pulula en el ámbito de la Tierra y del Espacio rinda su homenaje a la simpatía del gran misterio teleológico!... ¡Ella, en progreso sin fin, nos eleva hacia los astros PER ADSPERA AD ASTRA, donde existen sin duda mundos más excelsos!".

Como Krishna, como Buddha, como Jesús, como la misma Revolución francesa, Schiller y Beethoven, unidos por el divino lazo de un arte sin fronteras, no han enarbolado otra bandera que la del dogma humano único: ¡LA FRATERNIDAD UNIVERSAL!

Sin embargo le acaeció lo que a todos los genios, que se anticipan a sus contemporáneos: no fue comprendido sino a medias y por pocos entre ellos.

Por los días postreros del Maestro, dice su entusiasta admirador Héctor Berlioz, se ejecutaron en París fragmentos no más de las Sinfonías –con excepción, por supuesto, de la Novena, que habría pasado a la posteridad como obra de la decrepitud o de la locura si no la hubiese salvado heroicamente Wagner para hacer verdad el dicho de que sólo el genio puede comprender al genio-. Habenek, el director de la ópera, para satisfacer a los hommes de gout, caciques musicales tremebundos, se vio obligado a dar en ellas cortes monstruosos, sin los cuales no se les habría dispensado el honor de figurar en los programas de aquellos "Conciertos Espirituales".

¡Triste misión la de los genios de todos los tiempos, la de anticiparse siempre a sus contemporáneos, recibiendo por su espíritu revolucionador toda clase de injusticias, desprecios y amarguras, como verdaderos Cristos!


NOVENA SINFONÍA “CORAL”
ODA A LA ALEGRÍA

RECITATIVO

¡Oh, amigos, no en esos tonos!
Entonemos cánticos más agradables
y llenos de alegría.

ALLEGRO ASSAI

Alegría, hermosa chispa divina,
hija de Elíseo,
ebrios de entusiasmo entramos,
¡diosa celestial! en tu santuario.

Tus hechizos vuelven a unir
lo que le moda había con rigor separado.
Todos los hombres se hacen hermanos
allí donde tus suaves alas se ciernen.

Quien haya tenido la fortuna
de ser amigo de un amigo;
quien haya conquistado una mujer cariñosa,
una al nuestro su júbilo.

¿Quién sobre la faz de la tierra
puede llamar suya a un alma?
El que no lo pueda, que se retire,
llorando, de esta hermandad.

Todos los seres beben la alegría
a los pechos de la Naturaleza;
todos, los buenos y los malos,
siguen su senda de rosas.
Besos y pámpanos nos dio ella,
y un amigo fiel hasta la muerte.
Al gusano fuele concedida la voluptuosidad
y el querubín entra ante la presencia de Dios.

ALLEGRO ASSAL VIVACE. ALLA MARCIA

Gozosos como vuelan sus soles
a través de los espléndidos cielos,
corred, hermanos, vuestro camino,
alegres como el héroe hacia la victoria.

Alegría hermosa chispa divina,
hija de Elíseo,
ebrios de entusiasmo entramos,
¡diosa celestial! en tu santuario.
Tus hechizos vuelven a unir
la que la moda había con rigor separado,
Todos los hombres se hacen hermanos
allí donde tus suaves alas se cierren.

ANDANTE MAESTOSO

¡Abrazaos, millones de criaturas!
¡Ese ósculo para el mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda de estrellas
tiene que habitar un padre amante.

ADAGIO MA NON TROPO

¿Os prosternáis, millones de criaturas?
¿Presientes, oh mundo, a tu creador?
Búscalo sobre la bóveda de estrellas.
Más allá de las estrellas tiene él que habitar.

ALLEGRO ENERGICO

Alegría, hermosa chispa divina,
hija de Elíseo,
ebrios de entusiasmo entramos,
¡diosa celestial! en tu santuario.

¡Abrazaos, millones de criaturas!
Ese ósculo para el mundo entero.

¿Os prosternáis millones de criaturas?
¿Presientes, oh mundo, a tu Creador?
Búscalo sobre la bóveda de estrellas.
Hermanos, sobre la bóveda de estrellas
tiene que habitar un padre amante.

ALLEGRO MA NON TANTO

Alegría, hermosa chispa divina,
hija de Elíseo,
Tus hechizos vuelven a unir
lo qué la moda había con rigor separado.
Todos los hombres se hacen hermanos
allí donde tus suaves alas se ciernen.

PRESTISSIMO

¡Abrazaos, millones de criaturas!
Ese ósculo, para el mundo entero.
Hermanos, sobre la bóveda de estrellas
tiene que habitar un padre amante.
Alegría, hermosa chispa divina,
hija de Elíseo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada